Argentina

El partido de ayer es sólo el punto más alto (o más bajo) de que el contexto ha engullido y ha agotado a Messi. Son muchísimos factores des de hace varios años que ayer le hicieron tocar fondo. La eterna comparación con Maradona, la frustración de perder varias finales, su carácter introvertido que no casa con el sentir argentino, la pésima dirección deportiva de la AFA que ha ido pegando bandazos con el tema entrenador y que ha provocado que des de que se fue Sabella ningún entrenador haya podido implantar un sistema y darle consistencia (mención aparte al siempre olvidado tema de poner a Maradona de seleccionador en el mundial de 2010 donde había el Messi más indefendible). Y evidentemente la presión infernal de la afición argentina que no entiende que con esa ansiedad fanática casi caricaturesca sobre el equipo lo único que ha provocado es que nunca ningún jugador haya podido rendir a su nivel real. Es cierto que Argentina tiene peor equipo que otros años y que quizás nunca ha terminado de potenciar a Messi pero no tiene ni mucho menos una mala selección, pero el contexto los ha arrollado por completo.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
No vi el partido pero veo que todos señalan que Messi no estuvo pero la clave es que no es ni mucho menos sorprendente que pasara. La exigencia en Argentina sobre el 10 ha llegado a unas cotas tan sumamente altas que se han vuelto rídiculas. En el Barça a Leo también se le exige que sea el mejor y creo que la diferencia no es tanto en que los jugadores sean mejores o que el sistema táctico esté más trabajado para potenciarle sino que Leo podría fallar un penalti en unas semifinales de la Champions League y tras los 3 segundos de disgusto, el Camp Nou gritaría su nombre hasta desgañistarse. Ahí para mi es dónde está la gran diferencia.
Yo quisiera añadir una posible causa de la debacle argentina: la exagerada presión a la que se ven sometidos los jugadores y el entrenador.

Una vez más quisiera criticar la mala prensa sensacionalista. Esto tiene mucho que ver con la trayectoria de Argentina. Ayer, fue un poema y una premonición ver el estrés de Sanpaoli, incluso, al inicio del partido, cuando todavía no se podía decir que Croacia era superior. Ese caminar de un lado a otro, agarrotado, inquieto, acongojado… ¿Qué sensaciones puede transmitir a sus jugadores? Pero no es solo el entrenador. No hay jugador que no parezca tenso, temeroso de la malsana crítica al menor fallo ¿Cómo no va a afectar esto a los jugadores argentinos, incluyendo a Messi? Es más, Messi, jugadorazo pero con un carácter o psique un pelín peculiar, puede verse especialmente afectado por esta tensión ambiental.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Sé que esto no sucede solo en Argentina. Muchos países sufren la misma tensión. Pero creo que en Argentina llega a extremos patológicos.

Todos tienen la culpa de eso, pero especialmente la prensa de mala calidad. Por eso, Ecos es un oásis entre tanto despropósito.